Cómo salir de la monotonía en pareja

Razones por las que es positivo hablar con tu pareja sobre sexo
junio 21, 2021
¿Qué son los Host Clubs de Japón?
junio 28, 2021

Cómo salir de la monotonía en pareja

Una de las cuestiones que más me llegan tanto en consulta como a través de redes sociales es cómo salir de la rutina en pareja, o cómo evitar que llegue y acabe poniendo en peligro nuestra relación.

Es un miedo normal, el sentir que con el paso del tiempo y al cabo de los años nuestra pareja se puede aburrir de hacer más o menos siempre lo mismo, al igual que nos puede pasar a nosotrxs en primera persona.

Ante este tipo de consultas, lo primero que hago es matizar algo, y es que rutina y monotonía no son lo mismo. Según la RAE, la rutina se define como “Costumbre o hábito adquirido de hacer las cosas por mera práctica y de manera más o menos automática” mientras que monotonía se define como “Falta de variedad en cualquier cosa”.

Es decir, más allá de las definiciones que nos puede aportar la RAE, podemos concluir que algo rutinario no necesariamente es algo aburrido, simplemente es algo que se va repitiendo por costumbre, normalmente, porque nos apetece y nos gusta. Por ejemplo, podemos tener la rutina de que todos los sábados salimos a desayunar fuera de casa, ¿eso sería algo negativo? No tiene por qué, ya que si bien es algo que se repite, es algo que hacemos por gusto, es algo que disfrutamos. En cambio, la monotonía incluye el matiz de la falta de variedad, lo que puede llevar al aburrimiento. Y eso sí que puede ser una dificultad para muchas parejas. Pero tranquilxs, que no es nada que no se pueda combatir y solucionar.

Cómo salir de la monotonía en pareja
Foto de Roman Odintsov

Dicho esto, te dejo por aquí un paso a paso general para salir de la monotonía sexual en pareja:

  1. Te recomiendo que no vivas pensando continuamente en que tu relación va a entrar en monotonía. Si vives así, es muy fácil que acabes alejándote del presente, dispersando tu atención y no disfrutando del momento y de las cosas que hacéis juntxs. Así que, si bien es buena idea intentar dinamizar tus relaciones sexuales, si la monotonía tiene que llegar, llegará, y hay formas de que se vaya de nuevo, no hay que tenerle tanto miedo.
  2. Suponiendo que ya sientes algunos “síntomas” de que la relación está sumida en la monotonía. Analiza un poco qué aspecto es el más “aburrido” ahora mismo entre vosotrxs en el plano sexual: ¿siempre lo hacemos en el mismo sitio? ¿son siempre las mismas prácticas? ¿mismas posturas? ¿mismos juguetes? ¿mismo día de la semana o mismo momento del día? ¿tiene siempre la iniciativa la misma persona?
  3. Comunícate con tu pareja: de poco sirve que tú hagas el análisis del punto anterior si no lo compartes y no escuchas lo que tu pareja tiene que decirte al respecto. A menudo lo que para una parte de la pareja es monótono, para la otra parte no lo es tanto, y otras veces ni si quiera ha reparado en ello. Para esto yo recomiendo que hagáis un día de asamblea de pareja, en la que acompañadxs por un vinito o la bebida que más os guste, podáis debatir de este tema de forma distendida.
  4. Una vez descubras qué es lo más repetitivo y monótono y lo hayas puesto en común con tu pareja, toca la parte más divertida: la innovación. A día de hoy, por suerte no son pocos los recursos con los que podemos contar para cumplir con esta parte. Las recomendaciones que yo suelo hacer son las siguientes:
  • Juguetes eróticos: hay multitud de juguetes para usar en pareja, pero también hay juguetes que a priori son de uso “individual” que luego con un poquito de ingenio y creatividad cumplen una función muy guay en pareja. Esto ocurre sobre todo con vibradores y masajeadores, que también se pueden usar en pareja, ya sea durante la penetración como complemento, para masajear el glande del pene, o para utilizarlo entre dos vulvas, por ejemplo. Si investigas un poco, en sex shops como PlatanoMelón puedes encontrar una gran variedad de ellos.
  • Cosmética erótica: Este tipo de potenciadores sexuales, no solo son lubricantes (que los hay de mil tipos, base de agua, silicona, olores, sabores…) sino que también podéis encontrar aceites de masaje con distintos efectos, olores y sabores (sí, incluso comestibles), chocolates para el cuerpo con sus correspondientes pinceles, y una de las cosas que más me gustan, las velas de masaje. Muy recomendadas, ya que es muy agradable el ambiente que generan y más todavía es el momento de esparcir la cera calentita sobre el cuerpo de la otra persona para después masajear.
  • Variar el lugar: De vez en cuando viene genial hacer una escapadita a un hotel, pero sé que no siempre es posible. No pasa nada, en casa hay distintos rincones que se pueden explorar, y además de eso, también tenemos la opción del coche, o de algún lugar oculto en la naturaleza…creatividad al poder.
  • Variar las prácticas: Muchas veces no hacemos prácticas distintas porque pensamos que no nos van a gustar, o incluso nos da pereza el mero hecho de planteárnoslas. Puede ser muy buena idea replantearse experimentar un poco con ellas. Desde el típico 69, hasta el sexo anal, pasando por los masajes eróticos o por jugar a dejar con las ganas, son solo algunas de las ideas de prácticas que podéis hacer.

Bueno, como habéis podido comprobar, hay mucho por descubrir. Estos son algunos tips generales que podéis adaptar a cada pareja y cada dinámica, y así quitaros un poco el fantasma de la monotonía de encima. Espero que os hayan gustado, ¡ahora ya sabéis, a experimentar y disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×