Teoría Triangular del Amor

Sistema nervioso simpático vs. parasimpático
mayo 8, 2020
Disfunción eréctil
mayo 22, 2020

Teoría Triangular del Amor

Teoría Triangular del Amor
Teoría Triangular del Amor

Hoy os traigo por aquí la “Teoría Triangular del Amor” de Sternberg.

Robert Sternberg es uno de los psicólogos que más ha investigado en torno al amor. Su teoría se sigue utilizando a día de hoy, por su utilidad a la hora de comprender los tipos de vínculos que construimos en las relaciones.  

Esta teoría, se basa en que existen diferentes tipos de amor en base a estos elementos:

Intimidad: Confianza, cercanía, conexión, afecto…hacia la pareja.

Pasión: Atracción, deseo sexual e impulso de estar con la otra persona.

Compromiso: Decisión, implicación, voluntad por cuidar y mantener el vínculo pese a las dificultades.

¿Cómo se interpreta el triángulo?

Cariño (intimidad): Suelen definirse así las relaciones de amistad. Hay cercanía y confianza, pero no hay deseo ni compromiso.

Amor sociable (intimidad+compromiso): Este tipo de amor se da cuando en la pareja no hay deseo ni encuentros eróticos. A menudo, son parejas de larga duración que se mantienen juntos por la convivencia, las experiencias vividas, los/as hijos/as…

Amor vacío (compromiso): Ni hay deseo, ni hay intimidad. A veces este tipo de amor se produce en relaciones que se mantienen por interés, y otras veces, simplemente es una etapa que se atraviesa en relaciones de larga duración.

Amor fatuo (pasión+compromiso): La base de estas relaciones habitualmente reside en la conexión sexual, pero escasea la confianza y conexión. Este tipo de amor a veces se produce en relaciones donde se tiene sexo de forma esporádica y tal vez no hay mucho en común.

Encaprichamiento (pasión): Suele darse en las primeras etapas de las relaciones o en los “flechazos”, ya que destaca por una fuerte atracción y deseo sexual, sin implicación ni confianza. Suelen ser relaciones menos profundas y a veces sólo es una fase pasajera.

Amor romántico (intimidad+pasión): Es un amor intenso pero poco profundo y trascendente, ya que no tiene el componente de compromiso para superar las adversidades que surjan.

Amor completo/consumado (intimidad+pasión+compromiso): Este sería, según Sternberg, el amor ideal, al contar con los tres factores. También es llamado “amor maduro”. Este tipo de amor generalmente no se encuentra, sino que se construye y se mantiene. Para mantenerlo es importante ser conscientes de que hay que expresar y trabajar esos tres componentes: confianza y cercanía, deseo y atracción, y presencia e implicación en las adversidades. Recordad que el amor se cultiva, como una planta.

Y tú, ¿en qué tipo de amor estás o has estado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×